¡Que bávaros! Bayern derrota por la mínima a PSG y suma su sexto título en Champions League

 El partido que daba el cerrojazo, por fin, de la temporada 2019-20 en Europa tras durar casi 15 meses pero no se puede menospreciar la Final de la Champions League. PSG y Bayern München buscarán su triplete de la temporada en un partido que, por ser final, no se esperaría que fuera lleno de goles almenos que alguno de los dos cediera espacios y errores que no serían vistos debido a los juegos previos antes del encuentro. 

Como se esperaba Bayern comenzó atacando a PSG que bien parado lo esperaba en busca de algún contra golpe que lo lleve a su cancha y causar peligro. Las jugadas de peligro en su mayoría fueron de los alemanes pero PSG tuvo lo suyo aunque no tuviera mucha posesión del balón pero lo suficiente para poner en aprietos la defensa alemana. 

El solitario gol del encuentro llego por Kingsley Coman con un remate de cabeza a pase de Kimmich le daba la ventaja a Bayern y ponía la loza difícil para PSG si buscaba ganar el partido porque los bávaros tenían buena defensa y no cedían muchos espacios. Hacia el final del encuentro PSG trato pero cuando tenía la posesión del balón la recuperaba de inmediato Bayern que lo alejaba de su portería. 

Con este resultado el conjunto bávaro conquista su sexto título empatando a los Reds de Liverpool y sumando su segundo triplete de su historia y empatar a Barcelona. Quizá el encuentro no fue muy atractivo como las fases previas pero tuvo un toque agradable por los jugadores, cuerpo técnico y todo el personal del equipo y organización del torneo que tuvo un sabor dulce. 

A pesar de la falta de la afición y el empuje anímico que te pueden dar para sacar lo mejor del equipo y buscar el resultado se vio en los mismos compañeros del equipo los ánimos y la unión, no solo en este encuentro sino en toda la fase eliminatoria en Lisboa, Las fases a partido único le dieron un toque de más emoción y sentimiento y pudo verse más detenidamente los gritos, los llantos, las victorias y las derrotas, un sin fin de emociones que sin estar ahí los protagonistas del encuentro lo contagiaban y eso, eso es la pasión por el deporte. 



Comentarios